martes, 18 de enero de 2011

Mi afán por compartir cuentos

He estado a punto de perderme, de olvidar una parte de mí, que ahora ni reconozco, pero que es, que soy yo.

Como León Felipe, «…me han dormido con todos los cuentos y sé todos los cuentos», y en mi afán por compartirlos, recopilé y a veces inventé algunos cuentos, convirtiéndolos en escrito. Así comenzó mi andadura por el mundo “blogger” que llamamos ahora.

Tengo la impresión de haber escrito desde siempre, pero mi primera publicación fue en mayo de 2005 (aunque reconozco que seis años escribiendo ya son unos cuantos…)

Hace un par de días entré a echar un vistazo al pasado, a lo que antes estaba muy de moda, el “espacio” que te proporcionaba tu cuenta de correo, y descubrí que si quería conservar todas las historias que había ido coleccionando tenía que migrar mis enseres a un nuevo blog (muy buena táctica de “márquetin”) así que tenido que aceptar las condiciones impuestas, pero ha merecido la pena rescatarlo todo.

Así empezaba “Cuentos Compartidos”, mi primer blog:

– He abierto mi cementerio de ideas
y he rescatado una canción para tí.
Una de esas que ya había olvidado,
que había perdido el sentir.

Han renacido un par de "frases poeta",
las he cubierto con acordes al son
y melodías que tejí en el pasado,
y ahora te canto un "sí".
te voy cantando un "sí mayor" —

Sólo siento que renazca con cara lavada y renovada para quedarse inmóvil al borde del camino, pero me alegra saber que cuando quiera leer lo que me hizo vibrar, lo que fui, voy a tener otro lugar más dónde acudir.

CUENTOS COMPARTIDOS

1 comentario:

  1. yo quiero cuentos y canciones, que estoy malita...

    ResponderEliminar